miércoles, 17 de septiembre de 2008

Descubriendo a mi yo real

- Yo eso no se lo consentiría. Tan pronto como me lo dice, me levanto y dejo que se rompa los cuernos contra la pared. Con la paciencia que tengo, ¡con uno bueno iba a dar! –dije con en un tono serio.
- ¡Qué sabrás tú! ¡No tienes ni idea! No me extraña que seas el único de los aquí presentes que no tenga pareja con lo raro que eres –fue la respuesta que me dio Pedro, dándome donde más me dolía-. Ese va a ser tu destino: quedarte solo. Así que no me vengas con gilipolleces. Si tuvieras a alguien aguantarías esto y mucho más.
- Puedes que tengas razón en que probablemente me quede solo el resto de mi vida. Pero una cosa es discutir con tu pareja con una causa justificada y otra muy distinta, buscar el problema donde no lo hay. Pero si tú ves muy lógico que tu novia se haya enfadado contigo porque, el arroz que ha sobrado de la comida se lo hayas dado al perro, muy mal debo de estar. ¿Vosotros lo veis como yo o es que soy demasiado raro? –respondí lanzando la pregunta a los allí presentes.
- Tienes razón en que esa discusión es una tontería de Susana. Pero es que detrás de eso hay más cosas –dijo una de mis amigas-. En cuanto a ti, Pedro, tendrías que reconocer que últimamente discutís por cosas de niños de primaria.
- Ya lo sé. Pero es que…- intenta responder Pedro cuando le corto.
- Perdona, pero no me habéis respondido. ¿Soy tan raro como decís o me estáis tomando el pelo?
Los allí presentes, 5, se miraron unos a otros dándome a entender que la respuesta ya la sabía.
- Lo que pasa es que eres demasiado hermético. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero aún así, no sabemos casi nada de ti. Te cuesta abrirte y eso no es bueno. Luego despareces días sin que sepamos nada de ti, y de golpe porrazo apareces como si nada pero no cuentas que has hecho – me dijo Patricia.
- Y luego haces cosas raras –dijo Pedro.
- ¿Por ejemplo? –quise saber.
- ¡Tantas cosas! –respondió.
- Dime una –insistí.
- Ir leyendo por la calle –me dijo.
- Pues yo no le veo la rareza a eso. Me gusta. Así no tengo que ver la cara de imbéciles que tienen algunos.
- Y esos comentarios. ¿Qué más te da que te miren? Es un acto reflejo que todo el mundo hace - respondió Raquel que hasta ahora era mera espectadora.
- Yo no –le dije.
- Pues a eso voy. Yo a eso no le doy importancia.

La conversación siguió. Puede que tengan razón cuando dicen que soy hermético. Nunca me gusta hablar de mí, aunque aquí no lo parezca. Desconocen muchas cosas de mí, quizás las más importantes y que, por cobardía y el que dirán, me las guardo.
Estando ya en casa, no dejé de darle vueltas a sí mis amigos tenían razón o es que yo era, soy y, supongo que seré, demasiado exigente. Así que hice una lista con todas las cosas que me sacan de quicio y todas aquellas ‘manías’ que tengo. Aquí la tenéis. Juzgar vosotros mismos.

Lo que no soporto:
- los conductores que no ponen el intermitente en las rotondas
- los programas rosa de la tele
- las tías que se pintan los dedos de los pies
- la gente que usa la frase “yo no… pero….” Ejemplos: “Yo no soy racista, pero los gitanos no los puedo ver”, “Yo no justifico el castigo físico con los niños, pero un bofetón de vez en cuando…”,
- los que se escandaliza con el maltrato animal y luego pagan cantidades astronómicas por una corrida de toros
- la gente que te no te mira a los ojos cuando te habla
- los reality-show (Gran Hermano, Fama, Operación Truño Triunfo…) que aunque no te interesen te lo ponen en la tele a todas horas.
- los que utilizan los libros para dormirse
- la gente que camina por el centro de la acera
- los que, sin conocerte, te mira de arriba abajo
- la gente mayor que piensa que, por el mero hecho de ser joven, eres un delincuente
- la gente que toca el claxon en los atascos
- la música reggeton y todos sus derivados
- la gente que te habla con el chicle en la boca, sobre todo por teléfono
- los que utilizan la condición sexual para ridiculizar al personal
- la gente que te mira cuando te la cruzas en la calle
- los que fardan de cultura y luego se creen que Madame Bovary es el nombre de una celestina
- el que está una hora con el periódico en la cafetería

















Cosas raras que hago:
- pisar las huellas de la gente en la arena de la playa
- subrayar los libros con rotulador fluorescente
- no subir en ascensor
- salir de casa con el pie izquierdo
- no pasar por debajo de una escalera
- empujar la puerta de casa una vez que la cierro con llave
- ir silbando por la calle
- reírme cuando, en los reality-show, la gente llora (por ejemplo, Bustamante)
- ir leyendo mientras camino por la calle
- robar las viñetas de Borges de “El País” en la cafetería cuando me hacen gracia
- llevarme a casa el azúcar que me sobra del té
- llevar siempre un bolígrafo en el bolsillo
- comer el arroz con las manos
- freír las patatas con la piel
- dormir con una luz encendida
- siendo diestro, coger el cuchillo con la zurda
- no dejar fumar en mi casa
- morderme la lengua mientras conduzco
- saludar guiñando un ojo
- al llegar a casa quitarme los zapatos y los calcetines

Probablemente me falten muchas más (las iré actualizando) pero en esencia esto es lo que, según mis amigos, me hace, si no raro, distinto. Puede que muchas de estas ‘manías y rarezas’ las tenga mucha gente pero no concentradas en una misma persona. Por eso aunque me duela y ya lo haya asumido del todo, dudo mucho que encuentre a esa persona que me complemente y mi destino sea permanecer solo. Pero aún así, confío que suene algún día la flauta y esa persona aparezca. Ese día podré decir, más bien gritar: ¡Sí, soy raro, pero hay alguien a quien no le importa! Sólo espero que ese día no esté lo bastante viejo y sordo como para no escucharla.

- Cita del día: “Un amigo es el que sólo habla mal de ti contigo…” Sacado de una viñeta de El Perich.
A mis amigos. Por ser francos.

- Tema del día: “Que sabe nadie” Raphael (1981)
Para los que, sin conocerme, hablan de mí.

3 comentarios:

sami, pagando el precio... dijo...

Me encanta todo lo que escribes en tu blog!
Según mi opinion no heres raro, eres especial. Yo soy como vos y te aseguro que no solo encontré a mi media naranja, sino que encontré al mejor hombre del mundo, porque es igual de especial que yo y ademas nuestros 3 hijos son igual que nosotros. A mi por lo menos no me hubiera gustado ser una mas entre el monton, me encanta ser como soy, aunque haya gente que crea que soy rara. Hago lo que quiero y eso me hace feliz. Pero a la vez, a mi también me molestan muchas cosas, por eso abrí mi blog "yo demando", donde al igual que vos aquí, me desahogo y me explayo.
Te seguiré visitando!

Blogger dijo...

NeoBux is the biggest work from home website.

Blogger dijo...

Discover how 1,000's of people like YOU are making a LIVING by staying home and are living their dreams right NOW.
JOIN NOW