martes, 18 de noviembre de 2008

Microrelato I ‘Día de plancha’

A partir de hoy y de forma esporádica os dejaré una serie de microrelatos que escribo, o he escrito, y que me gustaría compartir con vosotros. De antemano decir, que las historias aquí publicadas son originales, y son el resultado de mi fantasía, y como se suele decir, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Os dejo el primero de muchos.

‘Cuando éramos niños solíamos ayudar a mi madre en las tareas del hogar, especialmente los domingos, porque era el único día que no teníamos nada que hacer. Como yo era el mayor de mis hermanos, mi madre me dejaba hacer las tareas más importantes y a mis hermanos pequeños, las más fáciles. Por eso, mientras mis hermanos barrían y ponían la ropa sucia en la lavadora, yo fregaba los platos subido a una silla bajo la atenta mirada de mi madre.

Pero lo más divertido llegaba a la tarde y era cuando mi madre se ponía a planchar. Lo llamábamos el día de la plancha. Esa tarde estábamos todos reunidos. Mi padre leyendo un libro o el periódico mientras escuchaba los partidos por la radio. Mis hermanos y yo jugando a las cartas y al parchís o haciendo los deberes. Mamá en una esquina del salón planchando nuestra ropa del lunes para ir al colegio. Lo bueno era que cada vez que planchaba la camisa o el pantalón de uno de nosotros nos llamaba para que lo colgáramos en nuestra percha. Incluso papá participaba de vez en cuando. Era nuestra forma de ayudarla para que no hiciera tantos viajes del salón a la habitación y viceversa.

Pero todo esto, un buen día, terminó. Un domingo, cuando mi madre acabó de planchar una camisa, llamó a Martín. Rápidamente mi padre levanto la cabeza de su libro y miró fijamente a los ojos de mi madre. Mi madre se puso muy tensa y nerviosa. Yo comprendí todo al instante. Martín era nuestro vecino de arriba. Al día siguiente mi padre se despidió de nosotros diciendo que tenía que hacer un viaje. Yo sabía que era mentira pero me callé. Mi madre no salió a despedirlo.

Tres semanas después mi padre regreso con regalos para todos, incluso para mamá. Nunca más volvimos a ayudar a mi madre los domingos con la plancha.’

- Cita del día: “Bajo los árboles, la pereza es eterna.” Valentí Puig “Sueño delta” (1987)
Porque eso es lo que me pasa últimamente con este blog.

- Tema del día: Björk ‘Dull flame of desire’ Volta (2007)
Nuevo video espectacular. Yo me quedo con esta canción de amor y no con el ‘Corazon partío’ del cantante ese.

3 comentarios:

Sami, pagando el precio... dijo...

Precioso tu articulo de los domingos de plancha. Me dio mucha nostalgia leerlo, que linda era esa epoca tan cerca de los nuestros.
Bueno, tu padre se fue por unos dias, el mio se fue de casa para siempre, pero no de mi vida.
Un abrazo de osa

Sami, pagando el precio... dijo...

donde estas...?

Sami, pagando el precio... dijo...

Que alegría volver a verte por mi blog!!! Si de verdad me pillaste, pensé que era una historia verídica, pero no importa me encanto! Espero el próximo, no te divagues, que te extraño.

Un abrazo de osa, contenta de volver a verte