domingo, 21 de diciembre de 2008

Yo no huelo a nada

Cuando en el coche suena Fangoria... ...mis amigos se lo huelen.
Después de 15 años sin novia conocida... ...mi madre se lo huele.
Cuando a mi casa suben tíos... ...mis vecinos se lo huelen.
Cuando no llevo a ninguna 'amiga' a las cenas de empresa... ...mis compañeros se lo huelen.
Cuando pasa una tía cañón y yo no le hago caso... ...mis amigos se lo huelen.
Cuando me compré unas zapatillas de fútbol sala rosas... ...la vendedora se lo olío.
Cuando ven las revistas de moda y tendencia en la mesa de mi salón... ...mis visitas se lo huelen.
Cuando se reune la familia y me preguntan por mi novia y no digo nada... ...mis familiares se lo huelen.
Cuando se me escapa que fulanito o menganito tienes unos ojos preciosos... ...mis amigas se lo huelen.
Cuando voy a los bares de ambiente acompañando a mi amiga lesbiana... ...el camarero se lo huele.
Cuando me llega la revista ZERO a casa en su sobre negro... ...el cartero se lo huele.
Cuando le digo a mi abuela que no me voy a casar nunca... ...mi abuela se lo huele.
Cuando me pongo la camiseta que dice 'I can't think straight'... ...mi profe de inglés se lo huele.
Cuando me compro los libros de tematica gay... ...mi librero se lo huele.

Debo de estar resfriado porque yo no huelo nada.

6 comentarios:

estela dijo...

Yo tambien debo estar resfriada...
porque tampoco huelo a nada :)

Feliz año.
Un abrazo.

SOMMER dijo...

A mi tampoco me parece que huela a nada.

Abrazos amigo, y que el 2009 te llene la vida de belleza.

Sami, pagando el precio... dijo...

Los olores te traen a la memoria, recuerdos de tus propias experiencias. Quisas es su propio olor de adentro del armario, el que huelen...

Feliz año 2009, que el universo se abra a tus pies...

Te dejo un abrazo de osa, también resfriada

Sami, pagando el precio... dijo...

FELIZ 2009!

Ya vuelvo, prontito y los leo y pienso en ustedes...
Te dejo un abrazo de osa cariñosa

Pio Valera dijo...

Somos unos incomprendidos.

El Loco dijo...

Veo que no soy el único.
En fin, solo queda resignarse.