jueves, 20 de mayo de 2010

Ana María Matute II

Asustar

" Puesto que todo es así (o hay hambre, o duele algo, o nos dieron palos y estamos hartos, hartos, hartos, de todo y nada); puesto que todo es así, a veces; sin saber cómo, al volver una esquina a la que no solíamos llegar, aparecen los otros: esos de la ciudad y sus mujeres. Y entonces, si eso ocurre y pasan sus mujeres (nosotros no sabemos nada, nada, y lo sabemos todo, todo), pues se junta en el estómago como un nudo de arañas. Nos reímos muy alto, y vamos por ahí y nos desnudamos, diciendo lo que hace apretar el paso o denunciar.

Y así, a veces, acorralamos y empujamos, y uno tras otro vamos con palabras y gestos. (Cuánto nos gusta nuestra fealdad y suciedad y hambre, entonces). Y dan todos los vientos. Y, como si fuéramos monos o ratones, asustamos a las señoras. Eso nos da algo que no solemos tener todos los días: no es alegría, pero se le parece mucho. Acaba uno corriendo, escapando, de los del mosquetón.

No es alegría, no, pero se le parece mucho."

5 comentarios:

ulises dijo...

La forma de escribirlo es desde una visión de adulto.
Es tan diferente a "Olvidado rey Gudú"...

Juanjo dijo...

En su primera epoca ana maria matute escribia asdi.todos sus trelatos poseen este estilo crudo.Despùes le dio ya en la vejez por el rollo magico medieval y escribio olvidado rey gudu y otras mas de ese estilo para mi mucho mas olvidables

Loco dijo...

A mi tampoco me apasiona la Matute (no he leído mucho de ella), pero una vez una amiga estaba leyendo uno de ella en la playa (no me acuerdo del título), pero era rollo mágico y como que no.

Aún así, este pequeño libro me parece una pequeña joya.

Pecosa dijo...

Qué pena que no se refiera al escondite, o a los moros y cristianos... O a los juegos a los que real y únicamente tendrían que jugar los niños.

Música dijo...

ainssssssss, q me da un sentimiento todo esto..., estoy leyendo "la soledad de los números primos" en el que hay mucha historia dura de niños y que cosas...pero me tiene atrapada, no deja de ser alucinante las experiencias de algunos pequeños