martes, 6 de julio de 2010

La monitora (por llamarla de alguna manera)

Siendo profe, no me cuesta trabajo ver y valorar el comportamiento de los niños en situaciones cotidianas cuando están fuera del colegio. Hablando en cristiano, cuando ves que lloran en el supermercado cuando no consiguen lo que quieren, cuando juegan a la pelota en la playa y molestan más que juegan, cuando pasean con la bici por el medio de las sillas en una terracita (como lo leéis). Ni que decir tiene que el 80% de las veces la culpa la tienen los padres por consentirles cosas que yo no me atrevía a hacer a su edad por la posible pérdida de dientes. No voy a descubrir que estamos en la generación del 'Sí'. Sí a todo lo que piden y lo que quieren hacer.
Además de esto, también me suelo fijar en el comportamiento de los padres, y en más de una ocasión me dan ganas de reprender al padre/madre y mandarlos de nuevo al colegio para que sepan educar, dentro de unos parámetros sociales correctos, a sus hijos.

Esta introducción me lleva a la siguiente anécdota.

En la ciudad donde vivo, como en muchas otras (no creo que sea específico de mi barrio), el ayuntamiento ofrece los llamados 'campamentos de verano'. Para el que no lo sepa, son centros cívicos que ofrecen sus espacios a empresas/asociaciones juveniles para organizar actividades en horario de mañana para todos los niños que quieran, para padres que no puedan conciliar trabajo-niños y no tienen con quien dejarlos, o para todas esas madres que aparcan a sus hijos toda la mañana mientras ellas se van de cafés hasta la hora de comer. Estas asociaciones/empresas son las que organizan los eventos y las encargadas en contratar monitores para llevar a cabo su programación.

Este martes me tocó llevar a mi sobrino ya que quería ir después de ver que sus compañeros del cole acudían. Después de dejarlo, y aprovechando el buen día que hacía, me quedé en un parque cercano leyendo. Al cabo de la media hora salió una monitora, de unos 19 años, a ese mismo parque con un grupo de niños de entre 10-12 años. Una vez situados, empezaron a hacer distintos tipos de juegos: que si el pañuelo, que si el brilé, que si ahora una rueda, etc... (esto me llevó a pensar que en mi época, o te contentabas con ver la tele, o ibas a casa de tu abuela a coger un colocón de naftalina, o ponerte a hacer el cuaderno Santillana mientras tu prima mayor ejercía de nefasta profesora sin gracia)

Tras un rato, rato en el cual valoraba el trabajo de la monitora (defecto de profesión), vi que los niños se le subían un poco a la chepa. Pensé: 'Pobre, tiene la pinta de ser primeriza.' Pero me quedé para ver como
sufría se las arreglaba. En un momento dado y viendo que todo se le escapaba de las manos, empezó a cantar las típicas canciones de corro para que se calmaran un rato y encauzar la cosa.

De repente uno de los niños grito aquello de ¡BOOOOOOOOOOMBA!. Y yo pensé: 'Nada, le va a reñir por estar gritando sin motivo y pasarse la letra de 'El patio de mi casa' por el mismo arco de trinfo'. Pero no. Para mi asombro, esta monitora empezó a cantar la canción animando a los niños a seguir la letra mientras ella al ritmo de, 'Sexy, un movimiento sexy', se tocaba todo el cuerpo (cuando digo TODO, quiero decir todo) y se contoneaba en una especie de regetton y barra americana, creyéndose la más
cerda guay de la pista.
Ni que decir que los ojos no se me salieron de las cuencas porque Diosa no lo quiso, pero asombradiño me quedé.

Conclusiones:
a) no todo vale a la hora de trabajar con niños.
b) tengo que hablar con mi hermana para decir que tipo de monitoras hay en ese campamento.
c) como entregue el C.V. en mi cole, va apañá.


P.D.: no sé que coño le pasa a la fuente que hace lo que le sale del carallo, hostiaputaya.

11 comentarios:

Pecosa dijo...

(Desde luego, Blogger hace lo que le da la gana últimamente con fuentes de letras aleatorias y comentarios desaparecidos).

...o ibas a casa de tu abuela a coger un colocón de naftalina..., ¡jajajaj! ¡Tal cual!
(Ay, si habré hecho cuadernos Santillana... En el anuncio parecían geniales, pero luego acababas hasta los mismísimos).

Así que ahora las monitoras infantiles bailan regetton y se manosean delante de los chavalines. Ahá, qué bien. No, definitivamente no vale todo con los niños. Esa el próximo día se pone a jugar al streap-poker. Capaz. (Que Diosa nos coja confesados...)

Mica dijo...

Desde luego que la mayoría de la culpa la tienen los padres que no saben educar y creen que es el colegio el que tiene que hacerlo. Ellos se limitan a traer los hijos al mundo y el resto es el que los tiene que educar. Por no decir que ellos desconocen cualquier tipo de educación, así que difícilmente la van a enseñar.
Lo de la monitora es lo peor. Qué criterios se tienen en cuenta para seleccionar al personal? Me imagino que por lo menos esté cursando magisterio no? Mejor que no llegue a aprobarlo, porque no me quiero imaginar como se ponga a bailar así en plena clase...

Irene dijo...

El problema es que se creen que todo el mundo puede trabajar con niños. Y para monitores lo que busan es gente joven y con energía para que puedan aguantar todo un día de niños.

Loco dijo...

*Pecosa: ¡Qué sería de nuestras abuelas sin la naftalina!
Sólo digo que era digna de verla.

*Mica: Lo de los padres ya roza la imcomprensión. Yo siempre les digo que decirles NO a los niños no conlleva que pillen un trauma. Pero ni caso, oye.
Está claro que estamos,en la mayoría de los casos, en la proyección de nuestros deseos infantiles en nuestros hijos.
Y espero que si esta monitora estudia Magisterio, curse el 1 año, ya que aún está a tiempo de corregir esos fallos educativos. Pero he de decir, que no presentaba el perfil de educadora.

*Irene: la de veces que he oído eso entre mis amigos: 'Trabajar con niños es fácil'. Yo siempre les digo: 'Os dejo con 25 niños de 3 años. A ver cuanto tiempo aguantáis'.
Obviamente, no hay respuesta.

*Noe: jajajaja, lo de la Obregón si que tenía delito (a mi me tocó padecer a la Sabater).
Y estoy de acuerdo en que la adolescencia cada vez aparece más pronto. Como dato diré y responderme (si queréis), ante el desconociemiento de causa:
¿A qué edad os vino la primera regla? Porque en mi cole, algunas ya empiezan con 11. Y yo creo que es en ese momento, la infancia se pierde. A nosotros nos cuesta más.

Por cierto Noe, no puedo entrar en tu blog, ¿por qué?.

ulises dijo...

La monitora tonta del culo y los niños demasiado espabilados. Después no me extraña que digan que ahora se llega a la adolescencia a los 12 años.

Pecosa dijo...

¿¿A las niñas les viene la regla a los 11?? Joder, a mí me vino casi con 18, ya ves tú lo que me duró la infancia...

Loco dijo...

*Ulises: la nueva generación nos quiere echar a patadas. No me extrañaría nada que en breve la edad mínima para trabajar la reduzcan a 14 años. ¿Viviremos para verlo?

*Pecosa: Yo pensé que era sobre los 14-15, pero ya ves que hasta a ti te ha asombrado.
¿Y no eras más feliz sin tener los problemas de la madurez? Es la mejor época y la pasamos sin darnos cuenta de nada. Yo cuando me muera, quiero que me pasen mi infancia en una pantalla de 60 m2, tipo Mundial 2010 pero sin la Shakira ladrando.

Pecosa dijo...

¡Jajaja! Sí que ladra, sí.

¡Me lo pido!

noe dijo...

Bufff.... a mi me vino con 11 o 12 también!!! pero la verdad es que dejé de ser cría.....muchos años después....... de hecho creo que la inocencia por muchas y muchas cosas aún no la he perdido!!!!!
Mi blog.....no sé porqué no puedes entrar.... cambié el diseño pero a parte de eso...nadie más ha tenido problemas para entrar....?¿?¿?¿ no sé igualmente me lo reviso...sino búscalo directamente por el google... noe-kamchatka.....
Ser felices

Mery Fence dijo...

Bueno, pues como me gustan los casos difíciles voy a defender a la pobre monitora, ya que ninguno´os habéis percatado de la astucia de esta joven que sin duda es consicente de que hay un tema que apasiona completamente a la infancia y los mantiene interesados durante bastante tiempo: las guarradas (tipo chichi, tetas y tal. No sé si saben muy bien lo que son, pero les llama la atención) y gracias a ello pues todos son felices, los padres que pueden seguir con su vida, la muchacha que controla la situación, y los niños, que están recibiendo un curso básico en la vida que es "aprende a contonearte tocándote tus zonas erógenas para llamar la atención". El año que viene seguramente tocará el avanzado "cómo ligar en una discoteca escuchando a Pitbull".

pd. a mí me vino la regla con 13 1/2.

Kenyon dijo...

jajajajaja Creo que la monitora empezó con el tema regueton para ver si los entretenia poniendose muy sexy y los podria controlar jajajaja
Pobre chica y pobres crios jajaja

Besos Loco ¡¡¡

Quien tiene depresion?????