lunes, 6 de junio de 2011

Pensamiento en voz alta II

9 comentarios:

Juanjo dijo...

Las sartenes de teflon son un timo.....siempre acaba desgastandose el puto teflon
Un abrazo

Pecosa dijo...

Tras leer el comentario de Juanjo he puesto en google "alternativa a sartén de teflón". Joder, es peor que leerte el prospecto de los medicamentos. Ahora me ha dado la neura de que me tengo que cambiar las sartenes.

Toshiaki dijo...

Pues nada, que se cierre el teflón y se oigan los aplausos.

Akede dijo...

Y lo peor de todo es que no la cambiarás, porque se te olvidará hasta que "pss ya es hora de cambiar la sartén, es la 5/6/7 vez que se me pega un huevo"...al final se vuelve un círculo vicioso y la sarteen vivita y coleando :P

genestel dijo...

Un día las estampé contra el suelo cabreadísimo y salí al super y las renové todas!Ahora las cuido con un cariño casi, casi sospechoso...

ulises dijo...

Estuve en la fábrica de tortillas de un amigo y me contaba que tienen dos juegos de sartenes, unas las que estaban haciendo el trabajo y otras las que habían mandado enteflonar de nuevo.
El puesto más sacrificado de la fábrica era el que realizaba la cata de las patatas fritas.
Yo hago lo mismo, tengo una con el teflón pichí-pichá y otra perfecta por ser nueva.

Loco dijo...

*Juanjo: y baratas tampoco son. Por que ya es la segunda vez que compro de las más baratas y se acaba perdiendo el teflón. Un asco, vamos.

*Pecosa: he hecho lo mismo (curiosidad de gato) y he leído cosas que es mejor olvidar. Yo ya he decidido en que las próximas serán de acero. Ya contaré que tal.

*Toshiaki: jajajajjajaja.

*Akede: si las voy a cambiar. Prometo foto cuando las adquiera.

*Genestel: yo también las cuidaba con demasiado cariño y nada. Siguieron perdiendo el teflón. Hijasdeputa.

*Ulises: pues no sé si copiarte la idea....no, mejor me paso al acero.

JuanRa Diablo dijo...

Los huevos fritos son muy sanos. Y seguro que tienen muchas tefloninas! :)

Pecosa dijo...

Pues sí, ya me contarás porque me parece que yo también me paso al acero. (Parecemos de un anuncio. "¡Pásate al acero!")