jueves, 4 de agosto de 2011

Microentrada XLII Porto

Entrevistador: - Por favor Loco, antes de hacer una entrada correspondiente a tu viaje, define Porto en una frase para los lectores.- pregunta a la llegada de la estación.
Loco: - En Porto abusan del azulejo como si no hubiera mañana.- expresa el entrevistado.
Entrevistador: - Una muestra por favor.
Loco: - Muy bien.
Estación de San Bento

Loco: - Y esto pasa a cada paso que da uno. ¡Un empacho, gensanta!
Entrevistador: - Muchas gracias y devolvemos la conexión.

5 comentarios:

ulises dijo...

En la plaza de la Universisdad había una iglesia a la que solo le faltaban azulejos en el tejado.
En el paseo del ayuntamiento no dejes de comer un trozo de tarta en "Casal".

Runner dijo...

Qué mal queda todo lo sobrecargado. Que alguien llame a la Preysler para que les de algún consejillo.

Pecosa dijo...

Jajajaja, ¡a mí me encanta!

JuanRa Diablo dijo...

¿De que me sonara a mi esto de Porto...? Jeje

¿Sabes que en la Comunidad valenciana al azulejo se le llama también manís? Es porque en la localidad de Manises se fabrican muchos.

Creo recordar que en La Toja también había muchos, ¿no?

Loco dijo...

*Ulises: la tarta en Casal fue de lo primero que hice cuando llegué.

*Runner: un empacho de azulejo, hijo. Porcelanosa se forra si pone franquicia.

*Pecosa: te encanta al principio, luego satura. Lo bueno es que los murales explican la historia de la ciudad y es entretenido.

*JuanRa: en la Toja también abundan. ¡Lógico, está casi pegado a Portugal!

Y Porto no sé de que te sonará...
(aunque en breve lo hará)