lunes, 9 de enero de 2012

Microentrada L Ser feliz cuesta tan poco

Primer día de clase después de las vacaciones.
Un poco plof al volver a trabajar después de dos semanas de, digamos, buena vida.
Pero todo eso se arregla en el minuto 1 de clase al oír...

Pablo (4 años) : - ¡¡Profe!! Te eché mucho de menos- dice enroscándose en mi pierna.
Loco: - ¡Yo también a ti, pichón! - le digo mientras lo levanto del suelo y acerco mi nariz a la suya.

¡Hay algo mejor que esto!

Criatura.

P.D.: este Pablo es el mismo de esta anécdota (preguntándome donde trabajo), esta otra (enseñando calzoncillo), y esta última (en la que no me entero de nada)
A Pablo hay que quererlo sí o sí.