lunes, 9 de enero de 2012

Microentrada L Ser feliz cuesta tan poco

Primer día de clase después de las vacaciones.
Un poco plof al volver a trabajar después de dos semanas de, digamos, buena vida.
Pero todo eso se arregla en el minuto 1 de clase al oír...

Pablo (4 años) : - ¡¡Profe!! Te eché mucho de menos- dice enroscándose en mi pierna.
Loco: - ¡Yo también a ti, pichón! - le digo mientras lo levanto del suelo y acerco mi nariz a la suya.

¡Hay algo mejor que esto!

Criatura.

P.D.: este Pablo es el mismo de esta anécdota (preguntándome donde trabajo), esta otra (enseñando calzoncillo), y esta última (en la que no me entero de nada)
A Pablo hay que quererlo sí o sí.

8 comentarios:

Akede dijo...

Jo así da gusto volver a trabajar.
Ponga un Peque-Pablo en su vida^^

Juanjo dijo...

Esas son las cosas que gratifican nuestro trabajo
Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

A veces los alumnos hacen callar al profesor. ¡Qué cosas! ;)

Noe dijo...

Ostras que bien!!!! llegar a cualquier sitio y que te digan que te han echado de menos es una gozada!!!!
Hoy me han mandado este link y no he podido evitar pensar en ti....
http://entretenimiento.terra.com.mx/las-100-mejores-obras-de-arte-urbano-de-2011,8bccdf8906094310VgnVCM4000009bf154d0RCRD.html

Espero que te guste,
Noe

peibol dijo...

Los Pablos somos adorables, hay que querernos sí o sí. :p

Pecosa dijo...

Me imagino vuestras naricitas juntas y me dan ganas de achucharos.

ulises dijo...

Le echarás de menos cuando crezca y pase a otro nivel. Por supuesto vendrán otros y otros y otros ...

Runner dijo...

El primer día a la vuelta de vacaciones mis alumnos mayores me dijeron: "¿No te habías cambiado de colegio? Jooooo" Esto lo resume todo. Yo tampoco es que les tenga demasiado afecto, bueno el justo cada vez que recojo mi nómina.

P.D.: Esto del teaching sólo se puede hacer como las putas, por dinero.