viernes, 12 de julio de 2013

De cuando estás de vacaciones y...



- ¡Hola profe! - me dice una voz a la espalda.
- ¡Hola pichón!- mi saludo particular. - ¿Qué haces?
- Aquí. Con mi abuelo en el parque.
- ¡Hola, qué tal!- le digo al señor sentado en el banco con ligero asentimiento de cabeza.
- Ola! Bo día! - (¡Hola! ¡Buenos días!, en gallego), replica el señor mirándome por encima de las gafas.
- Es que estoy esperando a mi madre que fue a la peluquería. Pero no sé por qué va, porque cada vez que va, nunca le hacen nada. -me dice el pichón.
- ¡Bueno hombre! Algo, algo hará, ¿no?- contesto.
- Sí, ¡gastar el dinero! Eso dice mi padre.
- Ô ô.
- E non calará, eh! E non calará!- ( ¡Y no callarás, eh! ¡No callarás!, en gallego), dice el abuelo levantando la vista del periódico.


¡Ni en vacaciones se libra uno!


Criaturas.

1 comentario:

JuanRa Diablo dijo...

Ya ves, los niños no tienen pelos en la lengua (me gustaría escribirlo en galego, pero mejor lo haces tú, pichón xDD)