domingo, 24 de noviembre de 2013



Recuerdo como si fuera ayer esa semana del 91 en la que una de mis compañeras de clase lloraba desconsoladamente por los pasillos del insti mientras en su walkman sonaba Queen una y otra vez.

22 años ya, pero él sigue siendo eterno.