martes, 19 de noviembre de 2013

Reflexiones I


Cuando la Fiscalía Anticorrupción no ve engaño en la venta de preferentes a ancianos de 70, 80 y 90 años, sin apenas estudios, porque según ellos sabían perfectamente lo que firmaban y que por contra, considere que la Infanta de Naranja, con estudios, varias carreras y masters, no deba ser imputada porque alegan que no sabía lo que firmaba, es para mear y no echar gota.
El que piense que la justicia es igual para todos, vive en los mundos de Yupi.

Y así, de esta manera, vuelvo (por enésima vez) y compagino lo que publico en mi facebook con esta blog. ¿por cuánto tiempo? Ello ya es otro cantar.

3 comentarios:

ulises dijo...

Todavía hay esperanzas en el juez Castro. La fiscalía no deja de ser un organismo político.

Loco dijo...

Esperemos que tengas razón.

JuanRa Diablo dijo...

En un mundo justo de verdad, los jueces no deberían entender ni papa de política.
Que luego se intoxican y pasa lo que pasa.